¿Cómo detectar si tu hijo tiene piojos?

Con la vuelta al cole, vuelven los abrazos entre compañeros, los juegos con la pandilla… y con ello… muchos más contagios por piojos!! Porque estos molestos animalillos, no saltan ni vuelan, pero aprovechan en contacto directo de las cabezas, tan común en el modo de actuar de los niños, para colonizar cabeza tras cabeza.


Si ves que tu hijo se rasca la cabeza más de lo normal, está molesto, incluso, le cuesta dormir, pueden ser síntomas de que tenga piojos. O si simplemente quieres estar seguro de que no es así, a continuación te indicamos la forma más rápida y segura de detectar si tu hijo tiene piojos.

 

  • Elije un lugar bien iluminado y en el que el niño esté cómodo… pues puede llevarte un rato.
  • Con la cabeza mojada, aplica un spray desenredante, por ejemplo, a base de aceite de árbol de té. Este ayudará a que el peine deslice mejor por el pelo, evitando tirones.
  • Separa el pelo en secciones, para estar seguro de revisar toda la cabeza, y ve pasando una lendrera, mechón a mechón. Después de cada pasada, revisa la lendrera y límpiala sobre un papel blanco. Si existen piojos o liendres, se quedarán atrapadas entre sus púas, y así los detectarás inmediatamente.
  • Las liendres (los huevos de los piojos) pueden ser algo más difíciles de detectar, sobre todo si es la primera vez que te enfrentas a ellas. Para diferenciarlas, verás que están muy adheridas al pelo, generalmente cerca de la base del mismo, mientras que si fuera caspa o alguna pelusa se podría ir con un simple soplido.

Revises sus cabecitas frecuentemente. La infestación por piojos es la segunda patología más frecuente en la edad infantil, después del resfriado común, de modo que no te alarmes si el resultado de la revisión es positivo.


Te recomendamos que, para mantenerlos a raya, utilices Champú y Spray desenredante con aceite de árbol de té. El Spray desenredante, lo puedes aplicar a diario, también sobre el cabello seco mientras los peinas. Facilita el peinado del cabello, lo hidrata, suaviza y aporta brillo sin dejarlo grasiento, formando una barrera protectora sobre el cabello que dificulta que los piojos se adhieran. Al aceite de árbol de té se le han atribuido muchas propiedades, entre otras, se ha utilizado tradicionalmente para mantener alejados de forma natural a los parásitos como los piojos.